Renting tecnológico.

Cuando una empresa se plantea realizar una inversión en tecnología tiene un propósito claro, que puede ser: aumentar su facturación, reducir costes, aumentar sus beneficios. En la actualidad los proyectos tecnológicos más demandados abarcan temáticas tan variadas como el cloud, la seguridad, Big Data, la movilidad, Social Media…Cada empresa tiene el suyo y la forma de financiarlo es clave para obtener un mayor retorno de la inversión.

Con el paso de los años, las empresas han cambiado la forma en la que abordan este tipo de proyectos, tratando de adaptarse a una realidad que está en continua evolución y que demanda reducir costes y aumentar productividad. Desde los modelos tradicionales de compra en propiedad, al actual sistema de pago por uso, y el renting, al que dedicaremos este post.

Renting tecnológico. Sus ventajas en la empresa

  • Se trata de un contrato de arrendamiento (no es un contrato de leasing o de préstamo para adquisición de un bien)
  • Se pueden incluir elementos de hardware, software y otros servicios asociados (mantenimiento, soporte, consultoría, etc).
  • El período es a corto y medio plazo; que va de 1 a a 3 años.
  • Las cuotas mensuales y el IVA de las mismas son deducibles fiscalmente al 100%, al ser consideradas como gasto.
  • No aparece reflejado en el balance de la empresa, ni como inmobilizado en el activo, ni deuda en el pasivo; por lo que no afecta a nuestro ratio de endeudamiento.
  • No hay necesidad de realizar un desembolso importante de dinero en un momento determinado. De esta manera, la empresa no se descapitaliza y puede destinar sus recursos financieros a otras partidas.
  • Al tratarse de una coste fijo periódico, podemos acometer una mejor planificación de la tesorería.
  • Se puede ampliar el contrato de Renting en cualquier momento, para incluir nuevos productos o servicios en el futuro.
  • Permite una continua adaptación y cambio de la tecnología. Algo que repercute en la productividad de los empleados y en su prestigio como empresa. ¡Una razón más para externalizar el mantenimiento de los equipos informáticos!

 

Otras opciones al Renting

  1. En propiedad. Compramos directamente todo lo necesario, ya que contamos con la liquidez suficiente para acometer el proyecto; y con la libertad para tratar con nuestros propios proveedores de servicios. A diferencia del renting tecnológico, es una opción que exige inmovilizar unos recursos en un activo que formará parte del balance.
  2. Leasing. Permite acceder a la propiedad de los equipos informáticos pagando una serie de cuotas y ejerciendo la opción de compra al finalizar el contrato. Piensa, ¿Te merece la pena realmente comprar el bien usado sabiendo que puede empezar a dar problemas? Con el renting tienes la ventaja de que te despreocupas del mantenimiento, que dependiendo del equipo puede ser más o menos costoso.
  3. Compra equipos reacondicionados. Es una buena forma de ahorrar, pero ten claro el uso que le darás a esos equipos. Recuerda que estamos comprando maquinaria usada y puede pasar que no cumpla nuestras expectativas. Con el renting ganamos en tranquilidad, ya que incluimos el bien y unos servicios de gran valor asociados a él.

¿Tienes un proyecto tecnológico y no sabes cómo empezar?  contacta con nosotros para ampliar información sobre el renting u otras opciones de compra

¡Te esperamos!

 

 

El Renting tecnológico y sus ventajas en la empresa
5 (100%) 1 vote

Shares
Shares
Share This